Una triple alegría tuvo ayer una familia iquiqueña gracias al nacimiento de sus trillizos concebidos de forma natural. Los primeros hijos de la pareja conformada por Anabela Rosas y Eder Guzmán llegaron a este mundo mediante una cesárea entre las 09.19  y 09.23 horas en el hospital de Iquique.

“Supimos que el embarazo era múltiple bien temprano, cuando la matrona confirmó que los tres saquitos que veía en la ecografía efectivamente eran tres guaguas, así es que tuvimos harto tiempo para prepararnos con mi señora y su hija mayor”, contó el flamante papá, quien agrega que junto a su mujer, ambos cuentan con antecedentes familiares de nacimientos gemelares, pero no de trillizos.

“Estamos felices porque era un embarazo complicado, y aunque los exámenes de mi señora estaban bien, de todas maneras el control que hubo por parte de las matronas y los médicos fue minucioso, lo que se traduce en estos excelentes resultados, en cuanto a peso y salud en general de los niños”, dijo el orgulloso padre, un joven carabinero de 29 años de edad.

Según el médico jefe de Neonatología del hospital regional, doctor Óscar González, a diferencia del embarazo gemelar, este tipo de alumbramiento múltiple no se da muy seguido. “La última vez que tuvimos un nacimiento similar fue el 30 de diciembre de 2010, cuando llegaron a este mundo los cuatrillizos Luna”, recordó el galeno.

Hoy, cuatro años y medio después, el pabellón de urgencia ginecológica del hospital dio la bienvenida a Martín Alejandro quien pesó 2 kilos 300 gramos y midió 46 centímetros; a Agustín Tomás de 1 kilo 935 gramos y 42 centímetros y finalmente a Eder Antonio, quien pesó 2 kilos 440 gramos y midió 47 centímetros.

Sólo el mayor de los hermanos permanece junto a su madre, quien se recupera en el servicio de Ginecología y Obstetricia del hospital, ya que pese a que los dos últimos están fuera de riesgo, se encuentran bajo observación en Neonatología.

 

Frente a lo anterior, el padre de las guaguas comentó que “dos de sus hijos son gemelos porque compartieron placenta y  el tercero es mellizo porque venía solo en un saquito y con su propia placenta. No puedo notar bien la diferencia entre ellos todavía, pero los gemelitos parecen tener la piel más clara que el mellizo”, comentó contento mientras espera la “marraqueta bajo el brazo” de sus trillizos.