El hospital de Iquique comenzó con una nueva alternativa asistencial, cuya finalidad es entregar cuidados de salud y  prestaciones con calidad hospitalaria, pero al interior de las propias casas de los pacientes.

Se trata del programa encargado por el ministerio de Salud, denominado Hospitalización Domiciliaria, para lo cual se creó una unidad que tiene la labor de coordinar las visitas con un equipo clínico que incluye a un médico, enfermero y técnico paramédico.

“La ventaja principal es que permite que los pacientes pueden regresar a su ambiente familiar, lo que disminuye el estrés que provoca el estar hospitalizados, lo que mejora el bienestar general y ayuda a la recuperación”, explica el director del hospital de Iquique, Aldo Cañete Soto.

El equipo de esta nueva unidad, que ya inició sus labores en horario hábil, cuenta con dos enfermeros, dos técnicos paramédicos, una enfermera supervisora y 44 horas de profesional médico.

“Hemos tenido una muy buena acogida al inicio de este trabajo al aplicar un modelo más comunitario de atención. La familia del paciente está presente y puede conocer cómo trabaja el hospital en esta experiencia que es personalizada”, argumentó la enfermera supervisora de la unidad, Gabriela Gallardo.

Requisitos

Para que los pacientes puedan optar por este tipo de hospitalización, debe contar con una serie de requisitos, entre los que destacan, su estado de salud compatible con una cama básica hospitalaria, pertenecer a Fonasa y contar con el apoyo de al menos un familiar que pueda asistirlo dentro de un lugar con condiciones mínimas de habitabilidad, además de presentar posibilidades de mejoría.

 

En principio este programa se enfoca en adultos de la zona urbana de Iquique, cobertura que con el tiempo se espera ampliar a pacientes pediátricos y de otros lugares de la región, quienes recibirían las indicaciones médicas, curaciones e incluso medicamentos e insumos en la comodidad de sus hogares.